Milagro del destino: encuentro de migrante venezolano con el grupo ‘Camila’ #26Jul

Viernes 19 de julio de 2019. Son las 3:44 de la tarde en el norte de Bogotá y ocurre un milagro del destino para Alexander Beja, un joven migrante venezolano de 24 años, que hace uno llegó caminando a Bogotá desde su país.

En una esquina, cerca del garaje de un restaurante, una voz me llama la atención. Saco el celular y comienzo a grabar mientras pienso la historia que hay detrás de este hombre talentoso.

Pronto más personas llegan a verlo. Sigo fascinada con la canción y se me olvida que estaba buscando un baño.

“Y si un día tengo que naufragar y un tifón rompe mis velas, enterrar mi cuerpo cerca del mar, de Venezuela”.

Alexander termina de cantar y de repente aparecen de la nada Mario Domm y Pablo Hurtado, integrantes de la agrupación mexicana ‘Camila’.

– “Hermano, felicidades”, le dice Pablo.
– “¡Maestro, maestro!”, afirma emocionado Mario Domm, vocalista de ‘Camila’.

Alex recibe 100 dólares de propina y una única oportunidad en su vida. La que había estado esperando. Entonces, Pablo Hurtado le pide cantar otra vez.

– “¿Puedes cantar un poco?”, le pregunta.

Alexander salta de la emoción; trata de controlarse y le dice que sí. La magia vuelve y el milagro del destino hace lo suyo.

Mario Domm llora como un niño al escucharlo y minutos después le pregunta si tiene celular. Alexander dice que no.

– “Vamos a comprarte un celular. Si no, cómo te voy a encontrar”, le dice.

Sigo grabando todo, no quiero perder detalles. La emoción por momentos me abruma y lloro. Salto de la alegría y nos abrazamos con Alexander.

-¡No lo puede creer!, me dice.
-¡Yo tampoco!, le digo.

Alexander cuenta que llegó hace un año a Bogotá, caminando desde Maracay, en Venezuela. Llegó por las mismas razones que la mayoría de los migrantes vienen a Colombia: buscando una oportunidad.

Dejó su familia. “Lo más importante en mi vida está en Venezuela”, cuenta, mientras dice también que estudió medicina y le faltó un semestre para terminar.

Ahora vive con su mejor amigo en el sur de Bogotá. “Él es como mi hermano, nos conocemos desde muy pequeños. Él tuvo fe en mi cuando nadie más la tenía. Con él salía a las calles a cantar, ahora está montando un restaurante”.

Cuando terminan de comprar el celular, Mario Domm le dice a Alexander que le va a mandar por WhatsApp una nueva canción que compuso hace poco.

– Te la tienes que aprender.  La vas a ensayar y en 15 días te vas para México, para que la cantes, para que la grabes. ¿Ok?

Por enésima vez Alexander salta de la emoción. Se quita la gorra, se toca la cara. No lo puede creer.

Quisiera que estuviera mi hermano aquí (refiriéndose a su mejor amigo). Quiero que vea esto que me está pasando. Muchas cosas importantes en un solo día”, afirmó Alexander.

Quiero que Mario Domm cuente qué le pasó por la mente y el corazón cuando escuchó a Alex cantar. Se lo pregunto y le cuesta contestar. También está muy emocionado, pero finalmente responde:

-¡Tiene una bazuca en la boca el carnal, hay que usarlo!

4:52 de la tarde y estamos en el lobby del hotel donde se hospeda ‘Camila’. Los artistas habían llegado a Colombia a promocionar su nuevo disco y ese día tenían su vuelo para regresar a casa, pero antes Mario Domm quiso ensayar la canción que quiere grabar con Alexander en México.

Otro momento sublime. Alex, con lo poco que ensaya, deja de nuevo sin palabras a Mario Domm. A pesar del afán por llegar al aeropuerto a ellos no parece importarles el tiempo.

Finalmente nos despedimos. Ahora, Alexander necesita legalizar su situación de migrante en Colombia y tener el pasaporte para viajar a México y grabar parte de su sueño.